Sobre la inteligencia emprendedora y la inteligencia emocional


Sobre la inteligencia emprendedora y la inteligencia emocional

Inteligencia emprendedora: una herramienta positiva

La inteligencia emprendedora es un modo de posicionarse frente a determinadas circunstancias, no está sujeta al emprendedor, sino que éste es un referente.

En momentos de crisis o de cambio, la inteligencia emprendedora es una excelente herramienta que toda persona puede utilizar para sobrellevar de la mejor manera la situación.

Tiene que ver con ciertas actitudes y comportamientos a tener en cuenta, que contribuyen tanto en la vida laboral como en la vida social.

La clave está en uno mismo

La inteligencia emprendedora está basada en determinadas maneras de ser, que permiten generar oportunidades.

Frente a situaciones de cambio, muchas personas se sienten desprotegidas, no les resulta sencillo ver sus fortalezas y lo que pueden hacer por sí mismas para sobrellevar el contexto.

Sus características esenciales

Confianza: tener confianza en sí mismo genera la misma sensación en los demás, es importante confiar en las acciones realizadas, con seguridad y motivación.

Curiosidad: siempre es importante innovar en lo que se hace, crear nuevos canales que conlleven hacia nuevas oportunidades, no cerrar las puertas a posibles soluciones.

Intención: tener objetivos y metas bien definidas es indispensable para realizar un trayecto orientado a logros y al éxito.

Empatía: ponerse en los pies del otro, conocer a quienes pueden aportar en los proyectos personales y laborales, enfocar la mirada y pensar en los beneficios compartidos.

Comunicación: una buena comunicación facilita el desarrollo de las relaciones y mejora la confianza entre los pares.

Cooperación: será esencial para crear alianzas, buscar socios y trabajar en equipo.

Inteligencia emocional: dirigiendo las sensaciones

La inteligencia emprendedora además de contener dichos modos de actuar, requiere poder dirigir eficientemente a la llamada inteligencia emocional.

Ésta tiene que ver con saber manejar las emociones, las cuales pueden generar dificultades a la hora de accionar en determinadas ocasiones.

La inteligencia emocional tiene como fundamento la habilidad de poder identificar las emociones y dirigirlas, modificando ciertas reacciones que producen obstáculos en la vida en general.

Una aplicación eficaz tanto de la inteligencia emprendedora como de la inteligencia emocional, permite a las personas tener una brújula en medio de las incertidumbres del presente.

La inteligencia emprendedora es fundamental en épocas de cambio y sobre todo en momentos como el actual, en donde las personas requieren de instrumentos autogenerados capaces de contribuir en el día a día y que brindan optimismo hacia el futuro.

By Lic. Maria Soledad Luna

+ There are no comments

Add yours