Jornadas laborales más cortas, una tendencia en ascenso


Jornadas laborales más cortas, una tendencia en ascenso

Sobre la tendencia

En muchos países se ha comenzado a pensar en la posibilidad de jornadas laborales más cortas que las habituales y de hecho en algunos ya se han implementado.

Se trata de una carga horaria de 32 horas semanales, es decir, que pueden ser distribuidas de acuerdo a las necesidades de cada empresa.

Habitualmente se habla de jornadas de 6 horas, otorgando el viernes como día extra de descanso.

Las pruebas piloto realizadas en varios países del mundo, han demostrado muchos beneficios, tanto para las corporaciones como para sus empleados.

Experiencias de jornadas laborales cortas

Dinamarca es el país en el que más empresas han incorporado este modo de trabajo de menor carga horaria, las condiciones laborales de los empleados se han visto verdaderamente beneficiadas.

Esto ha sido expresado por su gobierno, el cual ha dado a conocer resultados de encuestas realizadas a trabajadores de varias empresas, quienes han manifestado una mayor satisfacción.

En Nueva Zelanda se ha puesto de moda, de hecho en este país se ha comprobado un descenso de ausentismo del personal a partir de la implementación del modelo.

También en Nueva York son cada vez más las empresas que utilizan esa modalidad, flexible y orientada a objetivos.

Por último, un ejemplo concreto es el de la empresa Microsoft en Japón, que en 2019 introdujo la prueba, dando como resultado un aumento de productividad de casi el 40%.

Complementación con home office

En los países mencionados pero también en muchos más como España, este tipo de modalidad se ha combinado con el trabajo home office en ciertos oficios.

El modo flexible de trabajo ha mejorado la calidad de vida de muchos trabajadores, disminuyendo el nivel de estrés producido por determinantes diarios.

Entre ellos se encuentran el viaje al trabajo, considerado factor de agotamiento al finalizar la semana laboral.

Además, la falta de tiempo para compartir con la familia y en el entorno del hogar influye de manera negativa en el estima de los trabajadores.

El trabajo home office y la reducción de la semana laboral figuran como elementos claves para un buen rendimiento laboral y de la vida social.

¿Cuáles son sus principales beneficios?

En muchos lugares del mundo, en donde se han realizado pruebas con experiencias concretas, los resultados han sido positivos tanto para los empleadores como para el personal a cargo.

Los resultados han demostrado desde buen clima laboral hasta mejor productividad y disposición para realizar las labores diarias.

Los empleados se sienten felices de tener más días para descanso y recreación, y comienzan las jornadas con optimismo y predisposición.

La experiencia arrojó resultados efectivos en cuanto al cumplimiento de objetivos y metas corporativas. Los directivos de empresas, de esta forma, confirman que un trabajador alegre ha llegado a ser más productivo.

En muchos casos, las 32 horas semanales se reparten de acuerdo a esos objetivos y metas. Puede suceder que existan proyectos que requieran más horas en una jornada, pero que se compensan en descanso para el trabajador, al día siguiente.

Esto último permite concretar los trabajos sin interrupciones y reinicios que puedan ofuscar o trabar las labores propuestas.

Jornadas laborales más cortas, una tendencia en ascenso

Las jornadas laborales más cortas son posibles y cada vez más en tendencia a nivel mundial, gracias a sus beneficios y efectividades comprobadas.

By Lic. Maria Soledad Luna

+ There are no comments

Add yours