La cultura de la empresa en la virtualidad


La cultura de la empresa en la virtualidad

La cultura de la empresa es el alma de cada organización, de esa forma se ha definido la importancia y el peso que posee en cada equipo de trabajo.

Todos aquellos que trabajan en lo ejecutivo lo saben muy bien, fomentar la cultura de la empresa permite gestar la comunión – la unión entre pares – a partir de transmitir y compartir valores de identidad de la organización.

Mantener una cultura de la empresa fuerte permite generar un clima laboral óptimo y con ello una buena productividad de los que forman parte.

En el último año, las relaciones laborales se han visto modificadas y adecuadas al contexto de pandemia, lo que ha efectuado cambios en las organizaciones y los negocios, involucrando todo el cuerpo de la cultura y el compromiso de ellos.

Pero ¿Cómo mantener una cultura de la empresa en la virtualidad? es un punto crucial.

La interacción entre pares

En primera instancia, las managers han apuntado principalmente a fomentar el dialogo regular con los empleados y la conversación entre ellos.

Las interacciones espontaneas en los espacios físicos y las relaciones que se han forjado a lo largo del tiempo en una organización, pudieron verse afectadas frente a la situación de confinamiento obligatorio.

En ese sentido, las reuniones virtuales tanto para charlas referidas al trabajo, como así también para el ocio, juegos online, conversaciones de café, lecturas, etc. son primordiales.

El eje está puesto en no perder el contacto frecuente, sin agotar a los empleados de presiones. Una buena comunicación que permita intercambiar ideas de manera regular, contribuye a la afiliación entre pares.

La empatía

Por otra parte, los integrantes de la organización necesitan sentirse a gusto con las exigencias del teletrabajo, los quehaceres y la responsabilidad laboral.

Por eso, el elogio, el apoyo y la comprensión son elementos que intervienen de manera positiva en la identificación del trabajador con los valores de la empresa. El reconocimiento desinteresado permite elevar el ánimo, la predisposición y el involucramiento en la labor de cada día.

Asimismo, la demostración de confianza, las metas por objetivos y no por vigilancia extrema, colaboran en la cultura de la empresa, en tanto que el trabajo se efectúa de buena voluntad y no como una carga.

Comunicación clara y actitud positiva

Frente a la incertidumbre y las crisis que ha provocado la pandemia en muchos espacios de la vida, es importante poder comunicar de manera clara las distintas novedades evitando los datos informales, tergiversados o mal intencionados que generan angustia.

De la misma manera, la actitud positiva de líderes repercute en los diferentes escalafones. Intentar encontrar soluciones frente a determinadas dificultades es la mejor forma de mostrar optimismo.

La cultura de la empresa: hacia un nuevo desafío

En la proximidad del mix laboral, en donde se combinará la virtualidad con la presencialidad, la cultura de la empresa es un desafío clave para potenciar y seguir creciendo.

De todas formas, además de la experiencia, existen ejemplos alentadores en países como Finlandia y Suecia, en donde la combinación presencial/virtual es muy común.

Conservando una regularidad en la virtualidad y reforzando ciertos puntos en la vuelta gradual a la presencialidad, la cultura de la empresa se mantiene fuerte en los diferentes ámbitos laborales.

By Lic. Maria Soledad Luna

1 Comment

Add yours

+ Leave a Comment